Saltar al contenido
Forja Tu Mejor Versión

Poder Sin Límites – Tony Robbins

“Los temores y limitaciones más graves son los que uno se impone a sí mismo” – Tony Robbins

Forjadores, hoy extraemos ideas de Poder Sin Límites de Tony Robbins.

Idea nº1 – Controla tu comunicación

La comunicación no es sólo la forma con la que hablas con los demás sino también contigo mismo.

Hay 2 formas de comunicarte, una interna y otro externa, y ambas son las que crean tu experiencia subjetiva de la realidad, ya que una misma situación para dos personas puede significar algo totalmente opuesto.

La comunicación interna se forma a partir de las cosas que te representas, dices y sientes en tu interior. La externa, es como te comunicas con el mundo exterior, y lo haces a través de palabras, entonaciones, expresiones faciales, posturas corporales y acciones físicas.

Dependiendo del tipo de comunicación (interna y externa) que tengas, tu experiencia de la realidad te potenciará o limitará y puede que a día de hoy no te esté potenciando, así que vamos a ver como podemos sacar el máximo provecho a estos 2 tipos de comunicación.

Comunicación interna

Dentro de la comunicación interna lo que más afecta a tu experiencia son las representaciones internas que te haces, es decir, todas las cosas que imaginas y dices dentro de tu cabeza. Es como si tuvieses en ella una especie de teatro y en el se representasen cosas con tus 5 sentidos, es decir, de manera visual, auditiva, olfativa, gustativa y kinestésica (tacto y movimiento).

Aquí tú eres el director

En cada “actuación” utilizas siempre como mínimo uno de los 5 sentidos, aunque también puedes hacer entre ellos las combinaciones que quieras.

Veamos un ejemplo de representación interna. Imagínate que mañana vas a subirte en avión por primera vez y justo antes de dormir empiezas a representarte el viaje de 3 formas:

  1. Durante el despegue, el avión pincha una rueda, se sale de la pista, se estrella contra la torre de control y mueren todos sus pasajeros.
  2. El avión sale a su hora, las butacas son supercómodas, te toca el asiento de la ventana y llegas a tu destino antes de lo previsto.
  3. En medio del vuelo, a 5 mil metros de altura se paran los motores y el avión cae en picado. El final es el mismo que en la primera representación 🙁

De estas tres opciones, ¿cuál crees que te ayudará a dormir mejor y a disfrutar más del viaje?

Obviamente la segunda, porque sino seguro que no pegas ojo en toda la noche.

Y este ejemplo lo puedes extrapolar a otras situaciones de tu vida ya que siempre puedes representarte tanto la peor como la mejor situación posible, y esto hará que tengas un estado y comportamiento limitante o potenciador.

Por ello, cuando vayas a afrontar una situación pregúntate:

¿Qué representación interna puedo hacerme para entrar en un estado donde mis capacidades me potencien al máximo?

Y recuerda que en cada representación puedes utilizar y combinar como quieras todos tus sentidos.

Comunicación externa

En la comunicación externa lo que más debes controlar es tu fisiología, que es la forma en la que se comporta tu cuerpo en un momento determinado. Es la suma de 4 componentes: estado bioquímico, postura, patrón respiratorio y tensión muscular.

Por ejemplo en un estado de relajación, ¿cómo será tu fisiología?

Pues estarás tumbado en el sofá o en la cama, con una respiración profunda y con todos los músculos relajados.

¿Y en un estado de alegría y motivación?

Pues sonriendo, con los puños en alto e incluso saltando de alegría.

Como ves ambos estados tienen fisiologías totalmente diferentes. Así que para conseguir un estado determinado pregúntate…

¿Qué fisiología tienen la mayoría de personas que se encuentran en ese estado?

Cuando la descubras, imítala. Es simple, si quieres estar alegre adopta la fisiología de una persona alegre o como dice un proverbio chino…

Si quieres ser fuerte, hazte el fuerte 💪

Toda esta idea resumida en una imagen.

Representación interna + fisiología = Estado = Comportamiento o conducta.

Idea nº2 – Cómo modificar las creencias

Las creencias son los filtros a través de los cuáles percibes el mundo. Son como unas gafas que solo te hacen ver ciertas cosas de la realidad y son las que gobiernan y dirigen tu cerebro. Sinónimo de que controlan tu vida.

Design by Pepe

Ahora vamos a ver algunas formas en las que se originan. Así podremos crear nuevas creencias que nos potencien.

  • Ambiente que te rodea, es decir, donde pasas la mayoría del tiempo. Por ejemplo, si vives en un barrio pobre posiblemente creerás que ser rico esté fuera de tu alcance pero…¿y si vivieses en el barrio más rico? Pues seguramente creerías que ganar mucho dinero es lo normal. De todas formas, estas creencias (al igual que todas) no son inamovibles porque sino siguiendo este ejemplo los hijos de lo ricos seguirían siendo siempre ricos y los hijos de los pobres, siempre pobres.
  • Acontecimientos grandes y pequeños. Cuando sucedió el atentado de las torres gemelas muchos empezaron a creer que todos los musulmanes eran terroristas y personas malvadas. Evidentemente es mentira, ya que únicamente fue una minoría la que lo hizo, pero al ser tan impactante las creencias de muchas personas respecto a los musulmanes cambiaron.
  • Conocimiento. Lo puedes obtener de 2 formas, a través de tu propia experiencia o por la de otros. Por ejemplo, para formar la creencia de que meter los dedos en un enchufe es peligroso puedes meterlos tu mismo, electrocutarte y aprender que es peligroso. O puedes creerte lo que dicen tus padres, que en el pasado los metieron y… bueno, ya sabes lo que pasó. Por tanto, una creencia, la aprendes por ti mismo o por otros.
  • Resultados previos. Imagínate que un día suspendes un examen de matemáticas con un 2. A partir de ese momento crees que no vales para las mates y empiezas a suspender más exámenes. Entonces esa creencia se refuerza con esos resultados y sigues suspendiendo más exámenes. Como si fuese una bola de nieve cuesta abajo, que cada vez se va haciendo más y mas grande.
  • Vivir una experiencia opuesta. Siguiendo con las mates, imagínate que al leer este artículo te empiezas a cuestionar la creencia de que se te den mal y una semana antes del próximo examen te pones a hacer más y más operaciones. Llega el día del examen, lo terminas el primero y sacas un 9,5 (dato: la nota más alta de clase). Ahora tu creencia pasada se empieza a tambalear (¿realmente se me daban mal?) porque acabas de vivir una experiencia que la contradice . Por tanto, a partir de ahora si sigues sacando notazas tu creencia será la de que eres un genio en matemáticas.

Idea nº3 – Anclajes

Los anclajes son un técnica de PNL (Programación Neuro-Linguistica) que permite asociar un estímulo a un estado emocional.

Por ejemplo, si eres español y te gusta el fútbol, mira este vídeo antes de seguir.

Seguramente ahora tendrás la piel de gallina y esto es debido a que el estímulo (gol de Iniesta) lo has anclado a un estado emocional de alegría, ya que en 2010 cuando marcó lo celebraste de tal forma que tu cuerpo “registro”, por así decirlo, ese estado emocional tan intenso.

Además, un anclaje no tiene porque ser solo una imagen o un sonido sino que también puede ser un toque en una zona específica de tu cuerpo (te tocas una cicatriz y recuerdas el accidente), un olor o incluso un sabor. Es decir, puedes generar un anclaje a través de cualquiera de tus 5 sentidos o incluso combinando varios.

Ahora vamos ver los pasos para crear un anclaje que podamos autosuministrarnos y nos permita acceder rápidamente al estado emocional que queramos.

  1. Entra en el estado que quieras anclar. Ejemplos: relajación, motivación, seguridad en uno mismo, etc. Cuanto mayor intensidad emocional tenga ese estado mejor lo podrás anclar.
  2. Proporcionate el estímulo en el pico más alto de ese estado emocional. Cuantos más sentidos estimules mejor será el anclaje. No será lo mismo escuchar una canción, que añadir además una imagen concreta, el olor de tu colonia favorita y el sabor de tu chocolate favorito.
  3. El estímulo debe ser exclusivo para ese estado emocional. Por ejemplo, no debes utilizar la misma canción para anclarte a un estado de motivación que a uno de relajación. Para cada anclaje busca estímulos o combinaciones de estímulos diferentes.
  4. Imita el estímulo de manera exacta. Si has anclado un estado de alegría a una canción en concreto, si la cambias, no entrarás en ese estado.

Y ahora coge las ideas que más te hayan gustado y ponlas en práctica.


Audioresumen

Escúchalo en iVooxiTunesYoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (4)

Hola! La verdad es que se me puso la piel de gallina con el gol de Iniesta. Me apunto lo de los anclajes para ponerlo en práctica.

Responder

Esa es la actitud Julio!

Responder

Raúl, fantástico el postcast, las vacaciones te han sentado de maravilla, te auguro que tendrás que ir acostumbrándote a los alagos si es que no hace tiempo que ya lo has hecho… adelante!!

Responder

jajaja gracias por el apoyo Miguel!

Responder